Por qué no deberías usar Constructores de Páginas en Wordpress

¿Elementor? Por favor, no.

El sábado pasado, recorriendo alguna red social, me topé con un post titulado “Cómo armar tu sitio o tienda online en 4 pasos”. Sorprendido ante la promesa de un tutorial tan simple para un proceso que suele ser enrevesado, no pude sino rendirme ante el clickbait.

Los pasos en cuestión serían:

  1. Contratar un hosting + dominio.

  2. Instalar Wordpress y un tema de WP.

  3. Instalar un constructor de páginas.

  4. Cargar el contenido.

El primer paso es evidente. En el segundo, pueden surgir algunos problemas. Mientras la enorme mayoría de los proveedores de hosting ofrecen instaladores de Content Management Systems como Wordpress, la elección del tema requiere un ojo un tanto entrenado. Es fácil elegir un tema porque es el que más se acerca a la idea del sitio que uno tiene en su mente. Pero elegir un diseño sólo porque sus demos cumplen con nuestros deseos estéticos no es ideal.

Si bien es comprensible que este sea el criterio de alguien que no es un diseñador/desarrollador, y por lo tanto no va a poder adaptar el diseño más allá de lo que el panel de personalización le permita, falla en considerar cuatro factores muy importantes:

  • Calidad de código, ¿El código cumple con los estándares de mejores prácticas de WP? ¿Es fácil de debuggear?

  • Documentación, ¿El tema está bien documentado? ¿Hay una base de tutoriales, textos explicativos y comentarios sobre particularidades del tema? ¿Hay un foro de ayuda/discusión? Esto es especialmente importante si vamos a pagar por nuestro diseño.

  • Peso, ¿El tema está cargado de librerías que van a dilatar el tiempo de carga del sitio?

  • SEO, ¿El sitio genera código HTML5 válido que pueda ser rastreado por los robots de motores de búsqueda?

Muy a menudo, diseñadores y no-diseñadores alike se dejan seducir por la promesa de temas “multifunción”, que pueden ser convertidos en casi cualquier sitio para casi cualquier propósito, deben esta capacidad a multiples y extensísimas hojas de estilo. Infinitas posibilidades, infinito código. Infinito código, un tiempo de carga infinito.

Si además de un tema mulfiunción, vamos a usar el constructor de páginas, el problema de “infinitas posibilidades, infinito código” va a duplicarse.

¿Qué es un constructor de páginas?

Los “constructores de páginas” (“page builders” o “website builders”) son plugins precargados con una serie de elementos de diseño, que podemos combinar entre sí y personalizar para construir páginas sin la necesidad de tocar código. Uno de los constructores de páginas más populares es Elementor, pero dista de ser el único.

Por qué usar un constructor de páginas

Los constructores de páginas pueden permitirle a diseñadores visuales que no codean diseñar sitios a su gusto, e incluso insertarse en el rubro. También pueden ser útiles para ONGs, individuos y pequeñas empresas que necesitan un sitio web pero no cuentan con los recursos para contratar a un especialista.

El mayor (si no el único pro de los constructores de páginas) es que pueden bajar la barrera de entrada de Wordpress. Barrera de entrada que ya estaba al raz del piso - y esa es una de las grandes cosas que tiene Wordpress.

Por qué no usar un constructor de páginas

Pero, por supuesto, la premisa de este correo es “Por qué no deberías usar Constructores de Páginas en Wordpress”. A mi parecer, los cons de usar cosntructores de páginas son cuatro, y superan por mucho al pro.

Dependencia

Los constructores de páginas causan dependencia. Digamos que nuestro constructor de páginas viene con un tema y que queremos deshacernos de él, por X razón, o que la empresa que hizo y mantiene nuestro constructor de páginas necesita que comience a hacerles más dinero, y va a limitar las funciones que antes ofrecía gratuitamente, o que de repente queremos hacer algo con el sitio que nuestro actual constructor no permite. La consecuencia de cualquier de estos cambios, como bien notó un colega, va a ser esto:

a jumble of words

Esos shortcodes le decían a nuestro constructor de páginas qué propiedades debía tener cada uno de nuestros elementos quedarán allí, donde nuestro hermoso diseño solía estar, desnudas, explícitas, sin ningún plugin con el que comunicarse.

Por otra parte, como el colega también nota, la desactivación (ya sea intencional, cuando se está intentando rastrear el origen de un problema), como involuntaria, puede tener como consecuencia un error fatal cuando se reactiva el plugin.

Tiempo de carga

Ya lo dijimos hace algunos párrafos: Código infinito, tiempo de carga infinito. Tener cantidades grotescas de código cargando hincha al sitio, mete a un colibrí en un disfraz de mamut. Y la cantidad de código de los constructores de sitios es definitivamente grotesca. Por ejemplo, Fusion cuenta con 70 componentes con más de 300 variables posibles. Todo eso está latente en el sitio todo el tiempo. Eventualmente, Fusion tuvo que introducir una función para que el usuario pueda desactivar los elementos que no está usando en su sitio.

SEO

Más allá de potenciales torpezas en cómo el constructor de sitios estructure el contenido, afectando cómo los robots (y los lectores de pantalla) leen el sitio, no perdamos de vista que el tiempo de carga afecta la posición de nuestro sitio en los motores de búsqueda.

¿Hay alternativa?

Elementor y demás constructores de páginas pueden ser infinitamente útiles para usuarios que no estén entrenados en diseño. Pero deben ser usados con cuidado, y entendiendo sus potenciales drawbacks.

Gutenberg, el nuevo editor de Wordpress es una alternativa (albeit limitada) a los constructores de páginas, y no tiene problemas de compatibilidad, ni de SEO ni de peso. Incluso podríamos decir que Gutenberg le puso una fecha de caducidad a los constructores de páginas.

Gutenberg es más que suficiente para crear páginas funcionales, con embeds, con elementos bonitos como slideshows, etcétera. Si algo no puede hacerse en Gutenberg, probablemente necesite ser codeado.

Más allá de la idea de que el código es poesía, etcétera, etcétera, hay algo innegable: Los distintos lenguajes de programación son idiomas en los que le hablamos a las máquinas y les pedimos que hagan cosas. Desde “Que este botón sea azul” hasta procesos complejos que tomaría una parrafada siquiera explicar. En todo caso, cuando de crear sitios se trata, el código es un mal necesario. Si vos no le estás hablando a la máquina y pidiendole lo que querés, y le estás delegando ese diálogo a una interfaz, no sabes en qué términos se está teniendo esa conversación. Y los “interpretes” de los deseos graficados de un usuario que no codea suelen tener estas desventajas. Podría decirse que usar constructores de páginas y otras soluciones drag & drop es equiparable a usar Google translator para mediar una conversación.

Bah, ya descendí en la locura. ¿Tenés alguna duda, inquietud o comentario sobre crear sitios en Wordpress? Sentite libre de responder este email.

Un saludo,

Aaron de Postdigitalist

Guía definitiva (? para escribir mejores mails

Cómo escribir mensajes que construyan relaciones.

Muy a menudo, digo (y se dice) que “una marca” (ya sea personal, de un proyecto creativo, o de un negocio) se construye en cada interacción que alguien tiene con ella. En el caso de un negocio, esto incluye los correos que le mandas a tus clientes antes, durante, y luego del proceso de compra.

En esta primera edición de la Bitácora en su forma actual, paradójicamente, voy a tratar esto: Cómo comunicarse vía email con los clientes, para darles un acompañamiento apropiado, que tengan la impresión deseada de nosotros y que su relación con nosotros no termine luego de la compra.

Para comenzar, hay algunas recomendaciones generales sobre cómo frasear mails que compiló Dani Donovan, y que considero que es bueno tener en cuenta para la vida en general, si bien algunas no son muy relevantes para un negocio. Las comparto a continuación.

Por supuesto, todas las comunicaciones de tu negocio deberían ser ortográfica y gramaticalmente correctas. Si bien podes tomarte algún que otro atrevimiento (omitir los signos de apertura de preguntas o exclamaciones), no es ideal que, por ejemplo, omitas las mayúsculas. O que seas laxo en tu uso de los signos de puntuación. Escribir mal tiene tres efectos indeseables:

  • Te hace ver amateur y poco confiable.

  • Hace que tus textos sean genuinamente difíciles de entender. 

  • Hace que tus textos sean inaccesibles. Si para alguien que no tiene dificultades en la lectura, entender qué estas diciendo es complicado, imagina si uno de tus clientes resulta ser disléxico. O si uno de tus clientes depende de un lector de pantalla que le recite en voz alta tus mensajes.

Antes de comenzar a redactar un mail, es importante que te hagas tres preguntas. O más bien, que te hagas preguntas en tres direcciones. Estas son: 

  • ¿Quién va a recibir este email y cuándo lo va a recibir? 

  • ¿Cuál es el propósito del mail? ¿Por qué estamos escribiendo?

  • ¿Debería tener como respuesta una acción por parte del destinatario? ¿Qué queremos que haga? 

Tomemos un caso de ejemplo. Digamos que tenemos un negocio de algún producto para el hogar - mantas, y queremos redactar el mail que va a recibir un cliente una vez su pedido haya sido despachado en el correo. En este mail, vamos a hacerle saber cuál es su número de seguimiento y dónde puede hacer el seguimiento del pedido.

Incluso si tenemos el envío de este mail automatizado, es conveniente tener una plantilla impecablmente redactada en la que nuestra herramienta inserte la información que varía (nombre del cliente, código de seguimiento, etcétera). En mi ejemplo, voy a llenar estos espacios con {{ términos entre llaves }}.

Como fuese, comencemos con las preguntas:

¿Quién va a recibir este email y cuándo lo va a recibir? 

Un cliente cuyo pedido ya haya sido enviado. Idealmente, lo va a recibir el mismo día o un día después de que esto suceda.

¿Cuál es el propósito del mail? ¿Por qué estamos escribiendo?

Estamos escribiendo porque queremos hacerle saber al cliente que ya enviamos su pedido y brindarle un código de seguimiento. 

¿Debería tener como respuesta una acción por parte del destinatario? ¿Qué queremos que haga? 

No estamos esperando que el cliente tome una acción. Le estamos dando la información necesaria para que esté al tanto del seguimiento del envío, pero no estamos, por ejemplo, invitándolo a un webinario o a que aproveche una oferta. En esos casos, el éxito del mail se mediría por cuánta gente decidió registrarse o ingresó a la tienda.

Cuando queremos que el cliente tome una acción en base al mail, es ideal terminar el mensaje preguntándole algo que lo lleve en esa dirección, o bien invitandolo directamente a tomar ese próximo paso. 

Pero, en este caso, no queremos que el cliente haga nada en particular. Una manera de cerrar nuestro mensaje, entonces, es dejarle en claro que estamos a su disposición en caso de cualquier duda o necesidad.

Entonces, comencemos por el final. La última frase de nuestro email podría ser: “Si tenés alguna duda, no dudes en escribirnos.” Esta repetición “duda” - “no dudes” puede ser un poco confusa. ¿Por qué no algo como “Si tenés alguna duda, contestá este mensaje”? Me gusta, se siente más directo. Qué haremos en este caso es un detalle que depende más de nuestro gusto, de nuestra audiencia target, y de las opciones de comunicación que le demos. Quizás tenemos un número de teléfono al que el cliente puede llamar, por ejemplo. 

Por supuesto, debajo de esta frase debería venir algo como:

Muchas gracias por confiar en {{ negocio }}. 

Un abrazo, 

{{ representante }} de {{ negocio }}

Nunca tenemos que dejar nuestros emails sin firma. Incluso hay quien tiene una firma predeterminada en sus mails profesionales, y que incluye, además de su nombre, links relevantes. Esto es, al menos a mi parecer (y al parecer de gente que más o menos sabe), un bodrio. 

Oh, bueno, volviendo al mail en sí: ¿Cómo deberíamos comenzarlo? Atinemos a un borrador:

¡Hola {{ cliente }}! 

Te escribo para informarte que tu pedido ya ha sido despachado en el correo. Podés seguir el envío en {{ sitio del correo }}, con el código de seguimiento {{ código }}.

Si tenés alguna duda, sentite libre de contestar este mensaje. 

Muchas gracias por confiar en {{ negocio }}. 

Un abrazo, 

{{ Representante }} de {{ negocio }}

Cambié el “Si tenés alguna duda, contestá este mensaje” por una opción muy similar, pero un poco más suave. No quiero que el cliente sienta que le estoy dando una instrucción.

La estructura del mail es básicamente esta:

  • Saludo

  • Contenido (lo importante)

  • “Contá conmigo”/"Llamado a la acción” (Por favor, hacé X cosa)

  • Sign-off

Pero me gusta sobreanalizar cosas, venga ese esquema:

Por otra parte, el saludo entre signos de exclamación es discutible y depende de mi marca y de la audiencia target. He tenido colegas y clientes muy bubbly en líneas generales, que meten 10 signos de exclamación, 20 emojis, una foto de su perro y dos “chistontos” por mail y les funciona bárbaro.

Por otra parte, no debemos olvidar el asunto del mail. Como dije en cierto post de IG hace un tiempo, hay básicamente dos opciones:

  • Capitán Misterio

  • Sé exactamente qué hay acá adentro, si es información importante, lo voy a abrir cuando la necesite.

¿Qué recomendaría? Suck it and see. Podés hacer lo que se llama “A/B Testing” con alguna promoción. Tomás cierta parte de tu lista de contactos y les mandás un mail con un asunto misterioso. A la otra parte, les mandás el mismo mail, pero con un asunto evidente y transparente. No es sensible hacer esto con mails que se envían durante el proceso de compra. ¿Por qué? Querés que el proceso de compra sea lo más predecible y claro posible.

Por lo tanto, el mail de ejemplo debería tener un asunto del estilo de “Tu compra en {{ negocio }} está en camino.”

Tips finales

  • Divertite. Probablemente ya tengas elementos de tu marca bien definidos, el nombre de tu negocio, las imágenes que estás usando para promocionarlo, etcétera. Si, por ejemplo, vendés productos gamer, podes jugar con ese imaginario en la redacción y el diseño de tu mensaje. Intentaría ejemplificarlo, pero a. Basta de mis ejemplos. b. Cringe.

  • No te abatates. Sueno como un hombre de 85 años, pero no te abatates. Especialmente si tus clientes son compañías o si tenés un cliente particularmente grande, podes volverte demasiado formal en tu mensajería, y no sacarle el jugo. Si temes no lograr el balance correcto entre formal e informal, podés revisar estos “Buenos Mails de Ventas”. Son una gran referencia de qué se estila en El Mundo de Los Negocios.

  • No 👏 pongas 👏 información 👏 importante 👏 en 👏 imágenes. Esto hace que tus mails sean inaccesibles, difíciles de ver en algunos móviles, y si quiero copiar alguna parte en particular, no voy a poder seleccionar el texto. Usá una plataforma de email marketing como Mailchimp, que tiene un constructor de plantillas, y/o considerá contratar a alguien que diseñe tus mails por vos. Pero no olvides que los mails no tienen por qué estar complejamente diseñados.

    “El buen diseño no se trata de no tener nada más que poner, sino nada más que sacar.”

    - Algún alemán.

Oh, bueno, espero que este mensaje te sea útil. Si tenés alguna duda que puedas hacer pública, enviame una respuesta - eso va a publicar tu comentario automáticamente en bitacora.substack.com. Si no, enviame un mensaje a hello@postdigitalist.xyz.

Nos vemos en dos semanas,

Aaron de Postdigitalist


Cómo publicar un libro con Are.na

Nuestra anti-red social favorita creó una herramienta brillante.

Probablemente, Are.na sea mi red social favorita. Llamarla una red social se siente un poco raro, porque justamente el atractivo de Are.na reside en lo distinta que es del resto de las redes sociales. Mientras Instagram, Twitter, Facebook, y otros ofrecen una experiencia de constante sobrecarga de contenido, abundancia for its own sake, notificaciones y pequeñas demandas de interacción, Are.na es calma. El feed del usuario va a estar tan cargado como quiera. Las notificaciones no son invasivas y pueden ser desactivadas. Are.na tiene una versión gratuita y dos opciones pagas: Premium y Sponsor. Are.na no quiere conquistar el mundo. Va a ser tan grande como pueda serlo. Pero no más grande.

Cuando me preguntan qué es Are.na, suelo sintetizarlo como un "Pinterest para gente sobreescolarizada". ¿Por qué Pinterest? Como en Pinterest, en Are.na uno puede crear "canales" ("boards", en la susodicha alternativa), en los que compilar bloques. Estos bloques pueden ser links, imágenes, videos e incluso porciones de texto formateado. ¿Por qué "para gente sobreescolarizada"? Are.na fue creada por Charles Broskoski, Daniel Pianetti, Chris Barley y Chris Sherron, artistas y académicos, para el disfrute de artistas y académicos. Quienes adoptaron tempranamente Are.na suelen dedicarse al diseño, a la dirección de arte, y a la investigación en asuntos relativos a la tecnología, los medios y la política. Esto hace que el contenido de Are.na tenga un carácter especial. No sólo es una plataforma excelentemente gestionada, con un diseño respetuoso del usuario y un ethos maravilloso, sino que también atrajo a un grupo de usuarios muy reducido pero muy interesante.

Como fuese, no es mi intención aquí explayarme sobre los valores de Are.na, sino jugar con una de sus más recientes herramientas: Print.are.na.

Mindy Seu @mind_seu
print.are.na is live → make @AREdotNA channels into books collab with @broskoski + @ekeneijeoma. Hard Copy channel was created with @broskoski @david_reinfurt

Print.are.na te permite convertir cualquier canal de Are.na en un libro, con unos pocos clicks. Funciona gracias a Bindery.js, una librería de Javascript que facilita la creación de libros digitales, diseñandolos vía HTML y CSS, y publicándolos en un sitio.

Los libros que creamos en base a canales de Are.na no van a ser perfectos -a menos que lidiemos exclusivamente con texto e imágenes cuidadosamente seleccionadas. Print.are.na no es recomendable para canales que consistan de links y videos. No va a procesar ninguno de los dos. Al fin y al cabo, estos libros son compuestos para ser impresos.

Print.are.na es una herramienta sumamente interesante, y definitivamente una con la que estaremos experimentando.

Optimización de la experiencia del consumidor para Pymes

Cómo garantizar una excelente experiencia de consumidor con recursos limitados.

A comienzos de esta semana, Decibel Insight publicó un informe titulado "9 New Rules for App and Website Optimization". En él, compila los últimos y más relevantes estudios sobre qué esperan los consumidores en una experiencia de compra digital.

Si operamos una PyME, este tipo de preocupaciones pueden parecernos muy lejanas, ambiciosas y caras. Pero no tiene por qué ser el caso. De hecho, muchas PyMEs funcionan con estos principios en mente, sin haberlos articulado nunca, y sin tener quizás los conceptos o los datos que los especialistas en el área manejan. Al fin y al cabo, buena parte de lo que hace a una buena experiencia de compra es "de sentido común"/ puede surgirle a alguien naturalmente como "lo que es correcto hacer".

En este post, tomando algunos conceptos clave del informe en cuestión, vamos a ver cómo podemos crear una mejor experiencia para nuestros compradores, y cómo el ser pequeños puede facilitar un intercambio constante y constructivo con ellos.

Pero, para comenzar: ¿De qué hablamos cuando hablamos de experiencia? El término experiencia del consumidor/cliente refiere a la impresión que uno genera en su cliente a través de cada interacción que tiene con la marca. Cuando pensamos en experiencia de usuario, debemos considerar asuntos tan variados como nuestra imagen de marca, sus valores y misión, el diseño de nuestra tienda online, y cómo interactuamos con nuetros compradores antes, durante y luego de la venta.

Diseñar con el cliente en mente

La primera gran conclusión a la que llega el informe en cuestión es que no tenemos que optimizar nuestra presencia en internet con el único objetivo de convertir usuarios en compradores. Si trabajamos sólo con este objetivo en mente, vamos a perder el rumbo y fallar en establecer una relación valiosa con nuestra audiencia.

Hoy en día, muchos sitios bombardean al usuario con "Calls-to-Action" ("Llamados a la acción", instrucciones) apenas ingresa. Por ejemplo, hace poco quise ingresar al blog de una compañía B2B para informarme sobre algo relativo a su producto (es una plataforma para gestionar campañas de email marketing, este era un post sobre estrategias), y apenas ingresé encontré, cubriendo la pantalla entera, un chatbot y luego una invitación a suscribirme al newsletter de la compañía.

¿Para qué querría hablar con alguien? No estoy ni cerca de comprar el producto, apenas estoy conociendo la marca. ¿Para qué querría suscribirme al newsletter si todavía no leí el contenido? ¿No sería más conveniente darme una chance de leer el blog primero? Un approach basado en avasallar al usuario para que sienta que ya debería haber hecho la compra incluso antes de conocer la marca no funciona. Muchos mejores resultados pueden obtenerse creando un sitio que sea un deleite de navegar y está cargado de material interesante.

Usabilidad

Cuando hablamos de usabilidad, nos referimos a lo fácil e intuitivo de usar que sea un sitio o una aplicación. Como bien nota Decibel, en promedio, 2 de cada 3 minutos que alguien pasa en internet los pasa usando un smartphone. Esto hace a la usabilidad móvil una preocupación clave.

Por otra parte, si bien Decibel no repara particularmente en esto, la usabilidad también está relacionada con la accesibilidad. Cada sección de nuestro sitio tiene que servir un propósito claro y ser fácil de navegar. Los botones deben ser claros y fáciles de clickear independientemente del dispositivo.

Qué hacer

La usabilidad es una preocupación de diseño primordial. Para probar qué tan fácil de usar es tu sitio, podes consultar a compradores, invitar a un amigo a simular una compra y contarte qué cree mejorable, y/o consultar con un diseñador versado en estos asuntos. Por otra parte, debido al vínculo estrecho entre usabilidad y accesibilidad, y lo noble que es la accesibilidad como objetivo, no está demás examinar el sitio según un criterio básico de accesibilidad, y someterlo a un check-up de accesibilidad automatizado.

Personalizar la experiencia del consumidor

Uno de los principales tips que da Decibel es personalizar la experiencia de usuario, ya que el 78% de los consumidores encuentra frustrante la ausencia de contenido personalizado. Y además, el 92% de las compras son influenciadas por sugerencias personalizadas ("Como te interesó [X producto], también pueden interesarte [estos]").

Suele creerse (y esto está relacionado con la siguiente sección, que tratará sobre automatización), que la mejor manera de crear una experiencia personalizada es básicamente colectando toda la data que se pueda sobre los usuarios y dándoles sugerencias automáticas en consecuencia. Como práctica en las grandes plataformas, tiene sentido. Pero nosotros somos pequeños - ¿Por qué crear esa distancia entre nuestros compradores y nosotros?

Como la autenticidad es capital de las pequeñas marcas, la posibilidad de entender cómo los compradores interactúan con tu plataforma sin tener que invertir en software de espionaje.

Cómo automatizar responsable y efectivamente

Automatizar es delegar un proceso a una máquina o mecanismo automático. Por ejemplo, puede decirse que el proceso de compra en una tienda online está automatizado. La tienda gestiona todo el proceso por nosotros. También puede automatizarse un newsletter, por ejemplo. El usuario llena un formulario con su email, nuestra plataforma de marketing por email toma su dirección, la añade a una lista, y luego nosotros podremos escribir nuestro newsletter y enviárselo a todos quienes fueron automáticamente añadidos a esa lista con el click de un botón.

Tener una clientela relativamente pequeña nos da la ventaja de poder brindar una experiencia personalizable y tratar a nuestros clientes como individuos. En estas circunstancias, automatizar debería tener tres objetivos: Dinamismo y usabilidad (que la experiencia de compra sea más rápida, transparente y sencilla), y paz mental. Automatizar cuando la automatización resulta en un beneficio tanto para nuestros clientes como para nosotros.

Qué hacer

Para comenzar, podríamos señalar tres grandes actividades que podemos automatizar: nuestro proceso de venta, nuestra actividad en redes sociales y nuestras comunicaiones por email.

Una tienda online va a poder automatizar tanto el proceso de ventas como la comunicación luego de la compra. Una plataforma de email marketing va a permitirnos crear "embudos de ventas", mandar newsletters, etc. y mantener una lista de emailing de una manera sencilla y eficiente. Por otra parte, si conectamos nuestra tienda online con nuestra plataforma de email marketing, vamos a poder enviar mails personalizados a los clientes dependiendo de su historial de compra.

Plataformas como Buffer o Later nos permiten planear semanas de contenido en distintas plataformas para su publicación automática cuando lo deseemos.

En un intento de automatizar aún más la experiencia de usuario, algunos negocios deciden invertir en chatbots en su sitio web. Los chatbots merecen una examinación independiente. En P somos de la idea de que no hay que hacer cosas sólo porque estén de moda o se prometan como una silver bullet*. No hay soluciones mágicas y no hay soluciones que sirvan para todo el mundo en todos lados.

Contenido interactivo

Como bien nota Decibel, es una excelente estategia añadir contenido interactivo y crear experiencias "dinámicas" para los usuarios.

Pero, ¿Qué significa "contenido interactivo"? La consultora define contenido interactivo de la siguiente manera:

"El contenido interactivo requiere la participación activa de los usuarios, y premia ese engagement con resultados altamente personalizados, facilitando una relación más profunda con la marca que publica el contenido."

Por ejemplo, una manera en la que marcas como Mattel han hecho contenido interactivo ha sido colaborando con Buzzfeed en quizzes.

Qué hacer

Hay muchas maneras rápidas y sencillas de crear contenido interactivo. Por ejemplo, podemos crear contenido interactivo para nuestra presencia en Instagram haciendo quizzes en historias, diseñando filtros personalizados (servicio que estaremos sumando a Postdigitalist muy pronto), y con convocatorias tales como concursos - o, si vamos a ponernos ambicios, juegos de realidad aumentada.

¿Necesitás ayuda?

Esto puede ser mucho que masticar, o podes necesitar una mano para sintetizarlo todo en un plan eficiente para tu negocio. En ese caso, no dudes en contactarnos. Estamos para ayudarte.

Cómo mejorar la estética de tu emprendimiento con un truco sencillo

Diseñar bien se trata de aprender a mirar.

Los emprendedores suelen estar a cargo de la mayoría (si no todas) las tareas que su negocio requiere.
Entre ellas, las tareas de diseño. Considerando que muchos emprendedores no tienen el capital para contratar servicios de diseño, o no quieren hacerlo porque implica tener menos espalda para lidiar con gastos fortuitos, vale la pena proponer: ¿Cómo puede alguien que no se ha entrenado en diseño ser un mejor diseñador?

Muy a menudo se piensa en el diseño gráfico meramente como “usar Photoshop”. Cualquiera que lo haya intentado seriamente puede confirmar que el asunto es un poco más complejo. Si bien Adobe Photoshop es una gran herramienta, no es irremplazable. Existen alternativas a menor costo (Affinity Publisher) o gratuitas (Gimp), con las que se pueden lograr resultados tan pulidos e interesantes como con Photoshop.
También existen herramientas que se plantean como alternativas a Photoshop pero son mucho más limitantes - Canva, por ejemplo, entre muchas otras apps.

Las herramientas pueden abrir un amplio abanico de opciones, o pueden ser limitantes. Pero el diseño no se trata sólo de usar herramientas. Si bien aprender a usar Photoshop, Affinity Publisher o Gimp es un objetivo noble (y que probablemente repercuta positivamente en la estética de tu negocio), diseñar se trata de algo más.

Aprender a diseñar es aprender a mirar

Suele decirse que “el buen diseño” no es un estilo sino un lenguaje. Un lenguaje preciso y cargado de intenciones y referencias que puede pensarse en distintos niveles. Al principio de la cuarentena, tuve la fortuna de hacer un breve curso de CalArts llamado “El Lenguaje del Diseño”, que es básicamente un curso de crítica del diseño en el que se refuerzan conceptos que refinan la mirada analítica. Lo recomienzo a cualquiera que tenga un interés un poco más profundo en el tema. Para este curso, la Directora del Programa de Diseño Gráfico de CalArts, Yasmin Khan construyó un marco de análisis que aplicar a cualquier pieza de diseño para valorarla objetivamente. Tomé los aspectos que cubre el marco de Khan, y los propongo como una especie de autoexámen que hacer cada vez que uno termina de diseñar algo.

Marco de análisis

Función: ¿Esta pieza de diseño tiene una función clara? ¿Cuál es?
Audiencia: ¿Esta pieza interpela a su audiencia objetivo, y potencialmente a audiencias relacionadas?
Jerarquía: ¿Hay una jerarquía visual clara en este diseño?
Composición: ¿Está bien organizada esta composición? ¿La distribución de los elementos se ve interesante?
¿O está fragmentada, falta de dirección, y chata?
Contraste visual: ¿Los elementos están contrastados de una manera que sea relevante para el contenido?
Contrastes adicionales: ¿Se emplean otros elementos visuales que creen una imagen particularmente interesante y que interpela?
Significado: ¿Se comunica claramente el concepto o tema principal a través del uso de los distintos elementos?
Narrativa/Secuencia: ¿Se está contando una historia o se están mostrando imágenes que tratan un tópico en común pero sin una historia que las una? No hay respuesta incorrecta. Pero, ¿la secuencia logra establecer un sentimiento o sentido de estilo?

Ejemplo de análisis

Para ejemplificar cómo puede utilizarse este marco de análisis, voy a tomar un anuncio de “It’s a Lifestyle Baby”, camiseta de la marca londinense Goodhood.

anuncio de “It’s a Lifestyle Baby”, de Goodhood

Función: Esta pieza de diseño tiene una función clara, vender la camiseta de Goodhood.

Audiencia: La audiencia target es gente más bien joven - pero no adolescentes. En su estructura, la publicidad remite a aquellas que aparecían en las revistas desde mediados hasta finales del siglo pasado. Es más, incluso contiene el tipo de cupón que uno completaba, recortaba y enviaba para hacer un pedido del producto publicitado. La audiencia está altamente educada, probablemente sea profesional (el “ad copy” promete sarcásticamente que la camiseta impresionará a los colegas y al jefe de quien la compre). También podemos asumir que la audiencia tiene un sentido del humor seco y cínico. El diseño puede interpelar tanto al sector sub-30 al que apela el resto de su gama de productos, como a gente que supere esta muy relativa barrera etaria y se sienta habilitada por el sentido del humor del anuncio.

Jerarquía: Hay una jerarquía visual clara en el diseño, con el título, el precio y el cupón notándose antes que nada. El listón con el nombre completo del producto contrasta con el fondo con su blanco sobre negro. Si hay algo criticable es que la camiseta blanca no contrasta tanto con el fondo, que es apenas unos tonos más oscuro. Si bien esto hace a la parodia de anuncio de revista por la que se está yendo, puede interpretarse como un problema de jerarquización.

Composición: La composición está organizada de una manera increíblemente fácil y grata de navegar, con cada elemento del diseño posicionado de tal manera que se sienta que está donde debe estar. La composición es limpia, clara y placentera.

Contraste visual: Los elementos están contrastados de una manera que es relevante para el contenido y que hace a la parodia. Aún así, la desaparición de la camiseta en su fondo puede ser interpretada como un problema de contraste visual.

Contrastes adicionales: El contenido está en negro, el fondo en off-white y la camiseta en un blanco más puro. No hay contrastes de texturas adicionales. Si puede tratarse como un contraste el contraste tipográfico. Por fuera del cupón, lo importante está presentado en lo que, aventuraría, es una Garamond Book Narrow. La copy “accesoria”, por así ponerlo, está en Helvetica.
Otro interesante detalle es el de cómo los items de la lista de "ventajas" del producto están marcados con la misma forma del marca del pequeño párrafo donde se presenta la hotline de ventas. Eso hace a una reverberación muy interesante. Esa combinación brinda balance con respecto al listón negro y el cupón.

Significado: Se comunica un concepto: Goodhood es una marca “moderna” (por lo tanto, hauntológica y atemporal), self-aware, posirónica y que promete calidad a quien esté dispuesto a pagar un pequeño premium por ella.

Narrativa/Secuencia: No hay una secuencia o narrativa.

Propuesta

Analizá uno de los diseños que hayas hecho para tu marca según este marco. Si llegas a alguna conclusión interesante, no dudes en compartirlo enviando un mail a hello@postdigitalist.xyz con el asunto “Análisis de diseño [tu marca]”.

Originalmente publicado el 31 de Julio de 2020.

Loading more posts…